El Real Madrid supo aprovechar  la ventaja del autogol de Daniel Wass durante los primeros compases del partido.  Este gol que subió al marcador en el minuto 7 permitió al Real Madrid trasladar la presión por marcar al Valencia CF. Los ‘chés’ necesitaban marcar un gol para igualar de nuevo el partido y optar a la posibilidad de sumar algún punto en su visita al Santiago Bernabéu.

Pronto le empezó a sonreír el marcador al Real Madrid despejando los fantasmas de su visita a Ipurúa en su partido frente al Eibar, y recuperar la senda de victorias que, sin duda, necesita si quiere optar a los puestos altos de la clasificación liguera. En la otra cara de la moneda se encontraba el Valencia CF que necesitaba una vez más recurrir al “Sentiment” para tratar de mantener su margen de victorias, habiendo sumado dos victorias en sus anteriores disputas ligueras.

Lo más destacable del encuentro fue el notable cambio de actitud del Real Madrid con respecto a sus anteriores encuentros en la competición doméstica. Los hombres de Solari estaban obligados a hacer olvidar la imagen dada en su anterior encuentro contra el Eibar, una actuación muy lejos de un contendiente al título como es el Real Madrid. Es importante también reconocer la labor de Carvajal que contagió al resto de compañeros con su compromiso y derroche de energía. Quizá igualmente sorprendente fue la muestra de oficio de Benzema al que en determinados momentos del encuentro se le pudo ver robando balones al Valencia CF en ayudas defensivas.


Por su parte, el Valencia CF acusó su esfuerzo de la semana, en la competición internacional de la Champions League, se vio al equipo metido atrás, tímido y dando la sensación de estar desconectado o fuera del encuentro. De hecho, su primer acercamiento a la portería rival terminaría en un remate de Gameiro que se fue muy alto, sin peligro alguno para el guardameta belga Courtois.

A 10 minutos para el final del encuentro, volvió a entrar una vez más desde el banquillo Isco Alarcón, después de pasar 25 minutos realizando ejercicios de calentamiento. Tal condición de suplente no pareció afectar a su motivación y ganas de hacer un gran papel ante el ex equipo que le hizo debutar en Liga, en la temporada 2010-2011. De sus botas nació un pase a Benzema con el que, él francés, con su precisión habitual asistió a Lucas Vázquez para que este anotara el 2-0, redondeando el marcador para el Real Madrid y supuso el resultado final del encuentro.

El Valencia tendrá que volver a cambiar de actitud si quiere volver a los puestos de liga que le corresponde así como hacer frente a las otras dos competiciones a las que opta. 

(Crédito editorial: imagestockdesign / Shutterstock.com)
Share This