El delantero se dio un buen atracón de goles en el festín goleador del Villarreal contra el Almería. Los de Calleja ahogaron las penas de la mala temporada en Liga endosando un 8-0 histórico en Copa del Rey a un muy inferior conjunto almeriense. La zaga del equipo andaluz se vio completamente superada en las tres acciones que propiciaron el ‘hat-trick’ inicial de Ekambi. Un Almería desbordado con las ofensivas del ‘submarino’ amarillo vio cómo en apenas quince minutos se le acababan las esperanzas de pasar a la siguiente ronda.

Los ‘groguets’ salieron a bombardear la meta rival y el futbolista camerunés no dejó ninguna bala en la recámara. Ni siquiera tras regresar del descanso. Formando dupla con Bacca, cada ataque era más que peligroso ante una defensa almeriense endeble. Así, Ekambi anotó sus tres goles en menos que canta un gallo y después, tras la pausa, no tardó ni dos minutos en llevarse el ‘póker’ a casa. Noche de ensueño para el atacante, con ovación de La Cerámica en su mejor partido desde que llegó al ‘submarino’. A los sesenta minutos dejó su plaza a Gerard Moreno para que se uniese también a la fiesta copera.

Con ese cambio también se aseguraba Calleja tener fresco a su máximo artillero para el próximo duelo de Liga. Quizás comparta ataque con el ex perico, quien tampoco tardó mucho en ver puerta. Un goleador como él no podía saltar al campo para quedarse sin beber de la fuente de ocasiones que inundaba a un Almería sin reacción. Poco antes del descanso, también el colombiano Bacca se había tomado su copa para el cuarto del partido. Un magnífico recorte en área rival le permitió sumarse a la borrachera amarilla. Luego, en el minuto 83 transformó una pena máxima con precisión para sumar su doblete particular.

El último en mojar en la plácida noche castellonense fue el joven Raba, que aprovechó una sensacional asistencia de Gerard Moreno. Ya se sabe lo bien que se las gasta el de Santa Perpetua para brindar también goles. Esos que acabaron con la ilusión almeriense tras el empate a tres del encuentro de ida. Aunque el choque comenzó igualado, cuando Ekambi abrió el marcador a favor del Villarreal, todo se precipitó. Tanto como ‘caen’ los litros de champán durante la celebración de la Navidad. Porque ya con esas fechas aproximándose, los ‘groguets’ quisieron festejar el año nuevo con una escandalosa goleada. Puede que esto sirva a los de Calleja para coger el buen rumbo de los resultados positivos que, hasta ahora, no están teniendo. Una borrachera de goles así ahoga penas y levanta el ánimo.

(Crédito editorial: imagestockdesign / Shutterstock.com)

 

Share This