El Villarreal se jugaba la vida ante el Athletic Club de Bilbao en una jornada en la que no podían salir de la zona de descenso pero sí quedarse a un punto de la salvación. Todo apunta que la temporada va a ser muy larga tal y como apuntó el técnico dels ‘groguets’ recientemente. El combinado de La Plana salía al césped del Estadio de la Cerámica con novedades en la alineación titular, con la presencia de Ekambi, Iborra y Manu Trigueros.

El partido comenzó con una dinámica similar a la del resto de la temporada. En el Minuto 5 un resbalón de Funes Mori dejaba muerto un balón que Ibai estallaría en el poste. La mala suerte del conjunto de Luis García se confirmaba en el 17′ cuando un centro lateral de Yuri acababa en gol tras el remate de Jaume Costa en propia puerta.

El Villarreal no parecía reaccionar y no creaba peligro suficiente como para intimidar la portería de Iago Herrerín. En toda la primera parte, el cuadro local no creó ninguna ocasión suficientemente clara, para colmo, el colegiado Undiano Mallenco terminó de calentar a la afición con polémicas decisiones.

El ‘submarino’en la segunda parte mostró otra cara, pero insuficiente

En la reanudación, ‘el submarino’ salió con algo más de confianza y avisó con un remate de cabeza desviado de Gerard Moreno. El técnico local  no veía suficiente cambio en el equipo por lo que ejecutó una doble sustitución sentando a Jaume Costa y a Pablo Fornals para sacar a Pedraza y a Samu Chukwueze. Acto seguido a Gerard por Carlos Bacca, echando toda la carne en el asador.

Los cambios surgieron efecto cuando en el 70′ Ekambi marcó el gol del empate gracias a la asistencia de Pedraza. El gol subió al marcador después de la polémica consulta del VAR. Los colegiados de la sala VAR mantuvieron la intriga durante unos minutos hasta que Undiano confirmó la validez del gol. A partir de ese momento la dinámica del equipo amarillo cambió.

Pese a todo siguió sufriendo, pues el Athletic Club tuvo ocasiones claras para adelantartarse en el marcador, incluso le anularon un gol por fuera de juego a Iñaki Williams con el VAR de nuevo como protagonista, se perdieron varios minutos y de nuevo la afición mostró su descontento de manera efusiva.

Por este motivo se añadieron 6 minutos de descuento en los que el Villarreal no fue capaz de marcar el gol de la remontada y tendrá que seguir sufriendo tras un partido que no pudo controlar.

(Crédito editorial: imagestockdesign / Shutterstock.com)







Share This