En el partido correspondiente a la jornada 33 de la Liga Santander se enfrentaban el Betis y el Valencia, en el Benito Villamarín.

El Valencia si quería seguir por la lucha de entrar en la Champions League, tenía que seguir sumando puntos y una victoria fuera de casa mejoraría mucho las cosas para el club ‘ché’.

El Betis perdona

El encuentro empezó con las ocasiones a favor de los locales, quien parecían dominar el encuentro en los primeros instantes.La más clara fue a favor de Mandi quien se elevó por encima de todos y logró un cabezazo que pasó rozando el larguero.

En el minuto 33′ llegarían malas noticias para el Valencia, ya que se lesionaba Cheryshev y Marcelino se veía obligado a sacar a Rodrigo, para sustituir al lesionado.

Con la entrada de Rodrigo el Valencia cogió velocidad en ataque y en el minuto 45′ tras un ataque rápido por parte de los visitantes, Gonçalo Guedes que se encuentra en un estado de forma sensacional, logró conectar un disparo potente por abajo donde Pau López no pudo hacer nada.

Segunda parte tensa

En el inicio de la segunda parte el Valencia empezó mejor que el Betis, ya que habían logrado marcar justo antes del descanso. Pero los ‘chés’ no tardaron en anotar el segundo gol del partido. Guedes otra vez, tras un córner sacado en corto y un pase de Parejo a la frontal del área para que Guedes controlara y disparara hacia portería y anotar el segundo gol.

Después del segundo gol de Guedes en el partido, el Valencia no pareció encontrar como frenar al Betis, ya que lo béticos empezaron a presionar la portería del Valencia durante la siguiente media hora.

No fue hasta el minuto 78′ cuando se produjeron unas manos dentro del área visitante, por parte de Paulista, y el árbitro señaló el punto de penalti. Lo Celso fue el encargado de ejecutarlo y anotó el primer gol para los béticos.

Minutos después se produjo la expulsión de Rodrigo, que en un salto con Barta, el jugador valencianista saltó con la rodilla por delante y el árbitro le sacó su segunda tarjeta amarilla del partido, y lo mandó a los vestuarios.

Los instantes finales para el Valencia, fueron de sufrir, ya que con uno menos, el Betis los tenían encerrados en su área, y el Valencia con el cansancio acumulado sólo podía aguantar atrás.

Llegó el pitido final y los Valencianistas celebraron el triunfo, mientras que los béticos se lamentaban ya que podían haber sacado algún punto.







Share This